Día 88: Apocalipsis 17; Apocalipsis 18

Día 88: Apocalipsis 17; Apocalipsis 18

Apocalipsis 17

1 Uno de los siete ángeles que tenían las siete copas se me acercó y me dijo: «Ven, y te mostraré el castigo de la gran prostituta que está sentada sobre muchas aguas. 2 Con ella cometieron adulterio los reyes de la tierra, y los habitantes de la tierra se embriagaron con el vino de su inmoralidad». 3 Luego el ángel me llevó en el Espíritu a un desierto. Allí vi a una mujer montada en una bestia escarlata. La bestia estaba cubierta de nombres blasfemos contra Dios, y tenía siete cabezas y diez cuernos. 4 La mujer estaba vestida de púrpura y escarlata, y adornada con oro, piedras preciosas y perlas. Tenía en la mano una copa de oro llena de abominaciones y de la inmundicia de sus adulterios. 5 En la frente llevaba escrito un nombre misterioso:LA GRAN BABILONIAMADRE DE LAS PROSTITUTASY DE LAS ABOMINABLES IDOLATRÍAS DE LA TIERRA. 6 Vi que la mujer se había emborrachado con la sangre de los santos y de los mártires de Jesús.Al verla, quedé sumamente asombrado. 7 Entonces el ángel me dijo: «¿Por qué te asombras? Yo te explicaré el misterio de esa mujer y de la bestia de siete cabezas y diez cuernos en la que va montada. 8 La bestia que has visto es la que antes era pero ya no es, y está a punto de subir del abismo, pero va rumbo a la destrucción. Los habitantes de la tierra, cuyos nombres, desde la creación del mundo, no han sido escritos en el libro de la vida, se asombrarán al ver a la bestia, porque antes era pero ya no es, y sin embargo reaparecerá. 9 »¡En esto consisten el entendimiento y la sabiduría! Las siete cabezas son siete colinas sobre las que está sentada esa mujer. 10 También son siete reyes: cinco han caído, uno está gobernando, el otro no ha llegado todavía; pero cuando llegue, es preciso que dure poco tiempo. 11 La bestia, que antes era pero ya no es, es el octavo rey. Está incluido entre los siete, y va rumbo a la destrucción. 12 »Los diez cuernos que has visto son diez reyes que todavía no han comenzado a reinar, pero que por una hora recibirán autoridad como reyes, junto con la bestia. 13 Estos tienen un mismo propósito, que es poner su poder y autoridad a disposición de la bestia. 14 Le harán la guerra al Cordero, pero el Cordero los vencerá, porque es Señor de señores y Rey de reyes, y los que están con él son sus llamados, sus escogidos y sus fieles». 15 Además el ángel me dijo: «Las aguas que has visto, donde está sentada la prostituta, son pueblos, multitudes, naciones y lenguas. 16 Los diez cuernos y la bestia que has visto le cobrarán odio a la prostituta. Causarán su ruina y la dejarán desnuda; devorarán su cuerpo y la destruirán con fuego, 17 porque Dios les ha puesto en el corazón que lleven a cabo su divino propósito. Por eso, y de común acuerdo, ellos le entregarán a la bestia el poder que tienen de gobernar, hasta que se cumplan las palabras de Dios. 18 La mujer que has visto es aquella gran ciudad que tiene poder de gobernar sobre los reyes de la tierra».

Apocalipsis 18

1 Después de esto vi a otro ángel que bajaba del cielo. Tenía mucho poder, y la tierra se iluminó con su resplandor. 2 Gritó a gran voz:«¡Ha caído! ¡Ha caído la gran Babilonia!Se ha convertido en morada de demoniosy en guarida de todo espíritu maligno,en nido de toda ave impura y detestable. 3 Porque todas las naciones han bebidoel excitante vino de su adulterio;los reyes de la tierra cometieron adulterio con ella,y los comerciantes de la tierra se enriquecierona costa de lo que ella despilfarraba en sus lujos». 4 Luego oí otra voz del cielo que decía:«Salgan de ella, pueblo mío,para que no sean cómplices de sus pecados,ni los alcance ninguna de sus plagas; 5 pues sus pecados se han amontonado hasta el cielo,y de sus injusticias se ha acordado Dios. 6 Páguenle con la misma moneda;denle el doble de lo que ha cometido,y en la misma copa en que ella preparó bebidamézclenle una doble porción. 7 En la medida en que ella se entregóa la vanagloria y al arrogante lujodenle tormento y aflicción;porque en su corazón se jacta:“Estoy sentada como reina;no soy viuda ni sufriré jamás”. 8 Por eso, en un solo día le sobrevendrán sus plagas:pestilencia, aflicción y hambre.Será consumida por el fuego,porque poderoso es el Señor Dios que la juzga». 9 Cuando los reyes de la tierra que cometieron adulterio con ella y compartieron su lujo vean el humo del fuego que la consume, llorarán de dolor por ella. 10 Aterrorizados al ver semejante castigo, se mantendrán a distancia y gritarán:«¡Ay! ¡Ay de ti, la gran ciudad,Babilonia, ciudad poderosa,porque en una sola hora ha llegado tu juicio!» 11 Los comerciantes de la tierra llorarán y harán duelo por ella, porque ya no habrá quien les compre sus mercaderías: 12 artículos de oro, plata, piedras preciosas y perlas; lino fino, púrpura, telas de seda y escarlata; toda clase de maderas de cedro; los más variados objetos, hechos de marfil, de madera preciosa, de bronce, de hierro y de mármol; 13 cargamentos de canela y especias aromáticas; de incienso, mirra y perfumes; de vino y aceite; de harina refinada y trigo; de ganado vacuno y de corderos; de caballos y carruajes; y hasta de seres humanos, vendidos como esclavos. 14 Y dirán: «Se ha apartado de ti el fruto que con toda el alma codiciabas. Has perdido todas tus cosas suntuosas y espléndidas, y nunca las recuperarás». 15 Los comerciantes que vendían estas mercaderías y se habían enriquecido a costa de ella se mantendrán a distancia, aterrorizados al ver semejante castigo. Llorarán y harán lamentación: 16 «¡Ay! ¡Ay de la gran ciudad,vestida de lino fino, de púrpura y escarlata,y adornada con oro, piedras preciosas y perlas, 17 porque en una sola hora ha quedado destruida toda tu riqueza!»Todos los capitanes de barco, los pasajeros, los marineros y todos los que viven del mar se detendrán a lo lejos. 18 Al ver el humo del fuego que la consume, exclamarán: «¿Hubo jamás alguna ciudad como esta gran ciudad?» 19 Harán duelo, llorando y lamentándose a gritos:«¡Ay! ¡Ay de la gran ciudad,con cuya opulencia se enriquecierontodos los dueños de flotas navieras!¡En una sola hora ha quedado destruida! 20 ¡Alégrate, oh cielo, por lo que le ha sucedido!¡Alégrense también ustedes,santos, apóstoles y profetas!,porque Dios, al juzgarla,les ha hecho justicia a ustedes». 21 Entonces un ángel poderoso levantó una piedra del tamaño de una gran rueda de molino, y la arrojó al mar diciendo:«Así también tú, Babilonia, gran ciudad,serás derribada con la misma violencia,y desaparecerás de la faz de la tierra. 22 Jamás volverá a oírse en tila música de los cantantesy de arpas, flautas y trompetas.Jamás volverá a hallarse en tiningún tipo de artesano.Jamás volverá a oírse en tiel ruido de la rueda de molino. 23 Jamás volverá a brillar en tila luz de ninguna lámpara.Jamás volverá a sentirse en tiel regocijo de las nupcias.Porque tus comercianteseran los magnates del mundo,porque con tus hechiceríasengañaste a todas las naciones, 24 porque en ti se halló sangre de profetas y de santos,y de todos los que han sido asesinados en la tierra».
Scroll to Top