Día 83: Apocalipsis 7; Apocalipsis 8

Día 83: Apocalipsis 7; Apocalipsis 8

Apocalipsis 7

1 Después de esto vi a cuatro ángeles en los cuatro ángulos de la tierra. Estaban allí de pie, deteniendo los cuatro vientos para que estos no se desataran sobre la tierra, el mar y los árboles. 2 Vi también a otro ángel que venía del oriente con el sello del Dios vivo. Gritó con voz potente a los cuatro ángeles a quienes se les había permitido hacer daño a la tierra y al mar: 3 «¡No hagan daño ni a la tierra, ni al mar ni a los árboles, hasta que hayamos puesto un sello en la frente de los siervos de nuestro Dios!» 4 Y oí el número de los que fueron sellados: ciento cuarenta y cuatro mil de todas las tribus de Israel. 5 De la tribu de Judá fueron sellados doce mil;de la tribu de Rubén, doce mil;de la tribu de Gad, doce mil; 6 de la tribu de Aser, doce mil;de la tribu de Neftalí, doce mil;de la tribu de Manasés, doce mil; 7 de la tribu de Simeón, doce mil;de la tribu de Leví, doce mil;de la tribu de Isacar, doce mil; 8 de la tribu de Zabulón, doce mil;de la tribu de José, doce mil;de la tribu de Benjamín, doce mil. 9 Después de esto miré, y apareció una multitud tomada de todas las naciones, tribus, pueblos y lenguas; era tan grande que nadie podía contarla. Estaban de pie delante del trono y del Cordero, vestidos de túnicas blancas y con ramas de palma en la mano. 10 Gritaban a gran voz:«¡La salvación viene de nuestro Dios,que está sentado en el trono,y del Cordero!» 11 Todos los ángeles estaban de pie alrededor del trono, de los ancianos y de los cuatro seres vivientes. Se postraron rostro en tierra delante del trono, y adoraron a Dios 12 diciendo:«¡Amén!La alabanza, la gloria,la sabiduría, la acción de gracias,la honra, el poder y la fortalezason de nuestro Dios por los siglos de los siglos.¡Amén!» 13 Entonces uno de los ancianos me preguntó:—Esos que están vestidos de blanco, ¿quiénes son, y de dónde vienen? 14 —Eso usted lo sabe, mi señor —respondí.Él me dijo: —Aquellos son los que están saliendo de la gran tribulación; han lavado y blanqueado sus túnicas en la sangre del Cordero. 15 Por eso están delante del trono de Dios,y día y noche le sirven en su templo;y el que está sentado en el tronoles dará refugio en su santuario. 16 Ya no sufrirán hambre ni sed.No los abatirá el sol ni ningún calor abrasador. 17 Porque el Cordero que está en el trono los pastorearáy los guiará a fuentes de agua viva;y Dios les enjugará toda lágrima de sus ojos.

Apocalipsis 8

1 Cuando el Cordero rompió el séptimo sello, hubo silencio en el cielo como por media hora. 2 Y vi a los siete ángeles que están de pie delante de Dios, a los cuales se les dieron siete trompetas. 3 Se acercó otro ángel y se puso de pie frente al altar. Tenía un incensario de oro, y se le entregó mucho incienso para ofrecerlo, junto con las oraciones de todo el pueblo de Dios, sobre el altar de oro que está delante del trono. 4 Y junto con esas oraciones, subió el humo del incienso desde la mano del ángel hasta la presencia de Dios. 5 Luego el ángel tomó el incensario y lo llenó con brasas del altar, las cuales arrojó sobre la tierra; y se produjeron truenos, estruendos, relámpagos y un terremoto. 6 Los siete ángeles que tenían las siete trompetas se dispusieron a tocarlas. 7 Tocó el primero su trompeta, y fueron arrojados sobre la tierra granizo y fuego mezclados con sangre. Y se quemó la tercera parte de la tierra, la tercera parte de los árboles y toda la hierba verde. 8 Tocó el segundo ángel su trompeta, y fue arrojado al mar algo que parecía una enorme montaña envuelta en llamas. La tercera parte del mar se convirtió en sangre, 9 y murió la tercera parte de las criaturas que viven en el mar; también fue destruida la tercera parte de los barcos. 10 Tocó el tercer ángel su trompeta, y una enorme estrella, que ardía como una antorcha, cayó desde el cielo sobre la tercera parte de los ríos y sobre los manantiales. 11 La estrella se llama Amargura. Y la tercera parte de las aguas se volvió amarga, y por causa de esas aguas murió mucha gente. 12 Tocó el cuarto ángel su trompeta, y fue asolada la tercera parte del sol, de la luna y de las estrellas, de modo que se oscureció la tercera parte de ellos. Así quedó sin luz la tercera parte del día y la tercera parte de la noche. 13 Seguí observando, y oí un águila que volaba en medio del cielo y gritaba fuertemente: «¡Ay! ¡Ay! ¡Ay de los habitantes de la tierra cuando suenen las tres trompetas que los últimos tres ángeles están a punto de tocar!»
Scroll to Top